Para reflexionar...

"La vida es muy peligrosa... no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa"

Albert Einstein

martes, 17 de mayo de 2011

¿Cómo colaborar con el medio ambiente?

Las Basuras: Mejor RECICLAR que incinerar y mejor REDUCIR que RECICLAR
Cada vez las ciudades producen más basura, como si fuera esto un indicio de modernidad, cuando es un indicio de la necedad humana. Las basuras que producimos son, en muchos casos, tiradas a vertederos incontrolados. Estas basuras, con el calor, la lluvia y el tiempo, producen unas sustancias muy nocivas que son absorbidas por la tierra y que pueden llegar a contaminar acuíferos y aguas subterráneas, que luego bebemos o utilizamos para regar nuestros cultivos.
En muchos casos las basuras son incineradas, con lo que el problema, lejos de disminuir, aumenta. Esta incineración emite sustancias tremendamente tóxicas a la atmósfera que tarde o temprano acabamos respirando, nosotros o plantas y animales que luego ingerimos. Las incineradoras emiten al aire, entre otras sustancias, mercurio, cadmio, plomo, cobre y dioxinas todos ellos muy nocivos para la vida. Las dioxinas, por ejemplo, son persistentes y acumulativas en la cadena alimentaria. Se encuentran fácilmente en la carne, el pescado y derivados lácteos, son difíciles de eliminar, provocan cánceres y alteran el sistema inmunológico, hormonal, reproductor y nervioso.

La solución está en la Ley de las TRES ERRES: Reducir, Reutilizar y Reciclar:

Reducir el consumo de recursos no renovables como son papel, envoltorios, plásticos... y sobre todo reducir el consumo de energía. Comprar el producto que tenga menor envasado y pedir a empresas y gobiernos que regulen este abuso. Como norma, son mejores los productos frescos que los congelados. Por ejemplo, una medida muy efectiva es reducir la dosis en detergentes y nunca sobrepasar la indicada por el fabricante (que ya suele ser excesiva) y a ser posible que sea un detergente sin fosfatos que dañan muchísimo los ecosistemas acuáticos
Reutilizar los objetos y evitar aquellos que sean de "usar y tirar". Arreglar, si es posible, los objetos rotos y/o dárselos a otras personas, si pueden seguir siendo útiles.
Si no se puede eliminar el consumo de algo, ni reutilizarlo, que al menos se pueda Reciclar para fabricar un nuevo producto.
Ultimamente se oye mucho la palabra reciclaje (papel reciclado, tóner de impresora reciclado...), sin tener en cuenta que, aunque esto es muy importante, mucho más importante es reducir el consumo compulsivo y utilizar productos reutilizables.
No olvides que no se deben tirar por el desagüe residuos sólidos (colillas, medicamentos, gasas...) ni otros productos (aceites, detergentes, pinturas, disolventes...) que no sean biodegradables. Si no lo hacemos así, estamos contaminando los ríos y haciendo que las aguas sean más difícil de depurar. Lo ideal es tirar todos estos residuos a la basura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada